Arabia Saudí : un mercado en plena expansión con oportunidades de negocio

Arabia Saudí es la mayor economía de Oriente Medio y una de las más dinámicas. A pesar de que los bajos precios del petróleo en la actualidad están condicionando su política económica, el país invirtió en los últimos años grandes sumas de dinero para su desarrollo, en especial en los sectores de la educación, la salud y la construcción de infraestructuras.

Con una población cercana a los 30 millones de habitantes, Arabia Saudí es un mercado muy interesante para las empresas españolas, en especial para las productoras y distribuidoras de bienes de consumo. Así que la pregunta que se nos plantea es: ¿Cómo podemos acceder al mercado saudí y distribuir allí nuestros productos?

Antes de pensar en establecer allí un negocio, debemos prestar atención a los siguientes puntos:

1º Arabia Saudí es un país musulmán, y el derecho islámico (la Sharia) está presente en cualquier ley o norma.

2º Los tribunales saudíes aplican la Sharia y tienen tendencia a juzgar cualquier litigio sobre la base de los principios del derecho islámico y la equidad antes que atenerse estrictamente a los términos de un acuerdo.
3º El gobierno publica una lista de industrias y sectores prohibidos a los inversores extranjeros. Antes de iniciar cualquier actividad, hay que asegurarse de que la actividad que pretendemos realizar nos esté permitida.

4º Las leyes saudíes prohíben a un fabricante extranjero vender sus productos directamente a los consumidores saudíes, por lo que es imprescindible encontrar un agente o distribuidor local. Esto hará que probablemente se necesiten varios viajes de negocios y conversaciones con potenciales socios, así como una verificación exhaustiva de los socios elegidos. No es necesaria ninguna exclusividad, por lo cual un fabricante puede tener varios agentes en Arabia Saudí. Los agentes, junto con el contrato de distribución, deberán estar registrados en el Ministerio de Comercio e Industria, lo cual ocasiona retrasos considerables.

5ºUn fabricante extranjero puede establecer una empresa en asociación con un agente local para controlar mejor la distribución de sus productos, bajo ciertas condiciones. Para evitar la aplicación de la Ley de Agentes Comerciales, que exige que el distribuidor sea 100% saudí, el fabricante deberá vender sus productos a la empresa asociada a través de una filial situada en un tercer país que no esté implicada en la fabricación de los productos. Una buena solución para afrontar este problema es crear una filial en una zona franca de los Emiratos.
6º El gobierno saudí obliga a las empresas presentes en el país a emplear un cupo determinado de ciudadanos saudíes; además, algunos empleos deberán reservarse exclusivamente a los estos.
Para finalizar, es evidente que los negocios en aquel país no son tan simples tanto desde el punto de vista jurídico como del cultural. Para triunfar en ese mercado, es muy importante tener una mentalidad abierta hacia las diferencias culturales, ser paciente, y ante todo, contar con un buen consejero jurídico.

 

 

¿QUE OPINA?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies